martes, 29 de abril de 2008

El Invierno: Cuidarse del frío

Ya viene la temporada de frío que trae el invierno en el hemisferio sur. Hay que estar preparado para darle la bienvenida. Todos sabemos que Lima es muy húmeda en esta estación y es preciso tomar ciertas precauciones que nos den protección y nos defiendan del asedio del frío.
Como en el invierno los días son más cortos y las noches más largas, nuestro reloj biológico también cambia y nuestro metabolismo también. Existe la posibilidad que subamos de peso al ingerir más alimentos de los que necesitamos, especialmente los calóricos. Para desayunar es preferible tomar emolientes y bebidas calientes a media mañana.


También es recomendable que en el periodo del otoño depuremos nuestro organismo, de esta manera no damos cabida a los virus y las bacterias que nos acechan durante la siguiente estación. Una dieta rica en fibras, linaza, verduras chinas. Se recomienda una visita al chifa (comida peruana / china) por lo menos dos veces a la semana. Mucho verde para desintoxicarse. Las ensaladas pueden ser la elección, de preferencia si las verduras son cocidas. La digestión es más lenta, así que hay que evitar las proteínas animales antes de dormir. Aumentar la dieta horneada. Menos papa (patata) y más chuño (harina de papa) o camote (batata). Esta es época de frío no se deberá comer frutas tropicales si no se realiza deportes.

Para la humedad de Lima que ha veces llega en el invierno a 98% es recomendable consumir el kión o jengibre. Nos calienta y nos nutre. Este alimente es muy bueno para los bronquios ya que es balsámico. El smog de la ciudad nos hace respirar humedad y plomo. Ahora aún más se ha visto nuestro organismo amenazado con el efecto invernadero del calentamiento global.

Hay que mantenerse abrigado para combatir el ataque climático. Es preferible usar prendas de algodón y no sintéticas, para que el cuerpo respire. Por otra parte más que usar calefacción, es recomendable hacer uso de deshumedecedores de ambientes para eliminar los ácaros, mohos, hongos y bacterias del ambiente. Esto es muy perjudicial para el organismo porque en estos meses de frío, aumentan las enfermedades de las vías respiratorias altas, sobre todo el asma. Para prevenir esto también hace falta una dosis diaria de magnesio, existen comprimidos como también podemos ingerir magnesio comiendo algas marinas por ejemplo.

Ventilar los ambientes, evitando las corrientes de aire, manteniendo los ambientes del hogar, trabajo y estudio atemperados. Podemos ayudar a nuestro estado anímico pintando los ambientes que frecuentamos, de colores claros, vestirnos de colores alegres para combatir el gris del cielo limeño que afecta la psiquis de los habitantes de la ciudad. La depresión de esta manera la mantendremos lejos como también a las enfermedades psicosomáticas. Nuestro sistema inmunológico deberá de estar bien compensado para que no nos llegue la enfermedad durante el invierno.

Las mamás y las abuelas siempre recomiendan sopitas, cafecitos e infusiones para calentar el cuerpo. Sin embargo, esas bebidas son muy abundantes en agua y poco nutritivas. Lo mejor para que nuestros cuerpos sean más resistentes a las enfermedades relacionadas con el invierno es mantener una dieta sana, muy rica en vegetales, principalmente que cuenten con vitamina C y Zinc. De esta manera, nuestro organismo contará con todos los elementos necesarios para reforzar nuestras defensas. Los suplementos vitamínicos también son recomendables, pero hay algo que debe quedar muy en claro: No existe una receta mágica o un medicamento que nos cure de la gripe o resfrío. A lo más hay medicamentos que nos pueden atenuar los síntomas de un resfrío común, pero en esos casos sólo debemos tomar mucho líquido y esperar que el virus deje nuestro cuerpo. En el caso de la gripe o influenza, las vacunas ayudan mucho pero hay que ponerse una cada año, puesto que la bacteria cambia. Tampoco quiere decir que los vacunados no se enfermarán, pero les ayudará a soportar mejor los contagios.

Esperamos que las recomendaciones aquí vertidas sean convenientemente utilizadas para mantenernos bien durante el invierno que se avecina.
Lic. Carmela Fernandini Artola