miércoles, 2 de abril de 2008

La Influenza o gripe: Remedios caseros


La influenza o gripe es una infección producida por una familia de virus llamados Ortomixovirus Influenza de los tipos A, B y C, siendo los dos primeros los responsables de los brotes epidémicos a nivel mundial y –dicho sea de paso- nada tienen que ver con lo que conocemos como resfrío común.

La influenza se caracteriza por producir fiebre, coriza, tos y molestias gastrointestinales. Los síntomas aparecen después de dos o tres días de adquirido el virus y las personas enfermas pueden contagiar hasta cinco días después de iniciado el proceso de la enfermedad. En los niños este período puede ser mayor. La transmisión se realiza a través del contacto persona a persona y/o por las gotas de saliva aerosolizadas, el no lavarse las manos también favorece la transmisión del virus.

Qué hacer?

En primer lugar evitar la automedicación, más aún si sabemos que la gripe por ser una infección viral no tiene cura. Sólo se prescriben medicamentos que aminoran los síntomas.

Tomar mucha agua, estar bien ventilados y se recomienda la ingesta de líquidos calientes para este penoso periodo.

Uno de los remedios naturales más comunes que suelen emplearse para combatir la gripe es el té de sauco, también conocido como sambucol. Esta infusión, que fue efectivamente comprobada en la Universidad Hadaza de Israel como atenuante de los síntomas gripales, se prepara con una cucharada de bayas de sauco por taza de tisana a consumir. Se la deja reposar unos diez minutos y se bebe tres veces al día hasta que los síntomas desaparezcan paulatinamente. También existe a la venta un extracto de sauco en gotas que puede servir de alternativa a las bayas.

El jengibre o kión es muy efectivo para mitigar los dolores corporales que produce la gripe, como así también para aliviar el catarro. Una infusión con una cucharada pequeña de ralladura de raíz seca de jengibre y el agregado del zumo de medio limón irá de maravillas. El abedul, hecho tisana, puede ayudar mucho, incluso para bajar la fiebre.

Otro efectivo remedio casero para la gripe consiste en preparar un zumo con 150 gramos de pulpa de naranjas y 150 gramos de repollo. Una vez licuados, deben consumirse tres veces diarias. ¿Y para esa molesta gripe que también trajo consigo un poco de catarro y secreción nasal? Nada mejor que oler un poco de ajo triturado y envuelto en una gasa.
La Vacuna
La vacuna, al prevenir la gripe, evita complicaciones como la neumonía, además ayuda en forma preventiva a las personas que sufren de asma pues disminuye que se desencadene los cuadros de crisis. La vacunación contra la influenza debe realizarse todos los años pues el virus de la Influenza tiene la particularidad de cambiar su material genético en forma rápida, por lo tanto, le permite cambiar sus componentes y estructura. Por ello recomendamos vacunarse cada año para crear nuevamente los anticuerpos contra los nuevos virus de la gripe.
Los meses de invierno se caracterizan por presentar mayores casos de personas con gripe o problemas respiratorios, por ello es ideal que se vacunen antes de esa estación con el fin de que su organismo tenga el tiempo adecuado para crear los anticuerpos contra la influenza. La inmunización se desarrolla aproximadamente dos semanas después de la vacunación.